Té de menta

Té de menta

La menta es una hierba aromática muy fácil de reconocer por su olor característico mentolado. Esta hierba tiene múltiples usos desde tiempos milenarios, por ende, sus propiedades, formas de preparación y beneficios, la hacen una de las plantas más buscada para aliviar problemas corporales debido a su efecto medicinal; también es muy conocida por su aporte de olores y sabores en el arte culinario llegando incluso a ser reconocida en su uso afrodisiaco.

Té de menta

Propiedades del té de menta

La menta o hierbabuena, cuyo nombre científico es Mentha Spikaca, puede ser conseguida en el mercado o en los viveros de las abuelas en diferentes presentaciones. Sus hojas, su tallo, hacen la diferencia pero sus fines y propiedades medicinales son únicos, por esto, tenemos que sirve como:

Analgésico para el estómago

Una de las propiedades más importantes del de menta es su asociación con el alivio de problemas estomacales consecuencia de gases o mala digestión. Su tratamiento va dirigido a problemas de:

  • Diarrea.
  • Calambres estomacales.
  • Retorcijones.
  • Colon irritable.
  • Cálculos biliares.
  • Acidez.
  • Gases o flatulencias.
  • Mareo o vomito.

Esto es gracia a su componente analgésico (alivio del dolor), antiespasmódico (calmante de espasmos o convulsiones), carminativo (ayuda a mover los gases en el aparato digestivo), reduciendo dolor y molestia causado por la indigestión.

Antibacteriano

Sus propiedades curativas también está asociado en el tratamiento de enfermedades como fiebre, tos, resfriado. Además, ingerirla regularmente fortalece el sistema inmunológico porque contiene altos grados de vitamina B, así como nutrientes de calcio, potasio y antioxidantes necesarios para el desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano.

Los tratamientos para los parásitos intestinales son combatidos de manera eficiente con la inclusión en la dieta diaria, las hojas de menta para hacer el proceso de expulsión bacteriana.

También, esta propiedad permite combatir de manera eficiente los problemas asociados con el mal aliento (halitosis), porque por un lado mata los gérmenes y por el otro, su olor y sabor mentolado elimina el olor dejando un aroma fresco y agradable. Muchos dentífricos (cremas dentales) son elaborados a base de la hoja de menta.

Resfriado, tos y alergia

Por su componente antiespasmódico, es un excelente aliado al momento de combatir los síntomas asociados con resfriados, gripes o alergias en sus diferentes presentaciones. Por ende sirve para:

  • Calmar la tos seca.
  • Expectorante.
  • Aliviar el dolor de garganta.
  • Controlar el asma.
  • Relajación muscular entre la garganta y el pecho.
  • Alivia el picor en la garganta.

Alivio de la fiebre

Uno de los múltiples usos tiene que ver con la disminución de temperaturas corporales elevadas porque, al tomarlo caliente causa sudoración externa mientras que el mentol actúa como un enfriador del cuerpo internamente, disminuyendo de manera eficiente y rápida las altas temperaturas.

Relajación

Un buen aliado al momento de aliviar el estrés y la tensión física, es el té de menta por su alto contenido de mentol. Esta propiedad se puede alcanzar tomando una taza de té antes de dormir o cuando se tenga niveles de estrés, fatiga y preocupaciones elevados.

Otras de sus propiedades curativas está asociadas con:

  • Alivio de dolor de cabeza.
  • Asociados con la menstruación.
  • Colesterol alto.
  • Aliviar erupciones en la piel.
  • Control de herpes.
  • Aporta brillo y firmeza al cabello.

Té de menta

4 recetas sencillas de té de menta

Té de menta para perder peso

Ideal para bajar de peso, porque la mezcla de estos ingredientes crea en el organismo un efecto termogénico que acelera el proceso metabólico que ayuda a la pérdida de peso.

Necesitamos:

  • Seis hojas de menta (cualquier presentación).
  • Un palo de canela.
  • 1 cm de raíz de jengibre.
  • Una taza de agua (mediana).

Preparación: coloque todos los ingredientes en una olla y deje hervir por espacio de 10 minutos. Deje reposar hasta que esté tibio, colar y servir. No es necesario endulzar y puede beberlo durante todo el día.

Té de menta para la fiebre

Cuando se combina la hoja de la menta con la filipéndula (reina del prado) y naranjo amargo, produce una mezcla eficaz para el tratamiento de la fiebre porque estimula la sudoración del cuerpo. También es usado cuando hay problemas respiratorios como tos, asma, ronquera.

Necesitamos:

  • 15 hojas de menta.
  • Flores de tilo.
  • Filipéndula.
  • Zumo del naranjo amargo.
  • Una taza de agua (mediana).

Preparación: en una taza de té, agregar la mezcla de ingredientes con el agua hirviendo. Dejar reposar hasta que esté tibio y colar. Se debe consumir varias veces al día; en la noche antes de acostarse es lo ideal porque como mencionamos, favorece la sudoración y baja la fiebre.

Té de menta para el dolor de estómago

En el tratamiento de dolores intestinales, e incluso en presencia de ulceras gástricas, esta preparación es recomendada.

Necesitamos:

  • Una cucharadita de hojas de mentas (pueden ser frescas o secas).
  • Una cucharada de regaliz
  • ½ cucharada de flores de manzanilla.
  • Una taza de agua (mediana).

Preparación: mezclar todas las plantas en la taza y agregar el agua previamente hervida. Dejar reposar y colar. Ideal es beberla de tres a cuatro veces diarias para ir aliviando la molestia.

Té de menta para cólicos y gases

Si se cuenta con la menta tipo piperita es ideal para hacer esta infusión que alivia los cólicos y flatulencias o gases.

Necesitamos:

  • 2 a 3 hojas frescas de menta piperita enteras o trituradas.
  • Una taza de agua (mediana).

Preparación: colocar las hojas de menta piperita en la taza y agregar el agua hirviendo. Dejar reposar y colar. Tomar después de las comidas.

Té de menta

Presentación de la menta

Debido a que su cultivación y mantenimiento es fácil, es común ver la menta en casas, apartamentos o conjuntos residenciales. Se trata con fertilizantes apropiados y aunque prefiere suelos arenosos para su crecimiento, solo produce flores cuando está en tierras húmedas. Además, es necesario podar regularmente; proceso que se puede hacer cuando se vaya a retirar hojas para el consumo.

Las propiedades de la menta son tan variadas que diversas compañías aprovechan sus beneficios para elaborar: cremas y enjuagues bucales, productos para el cabello, medicinas a base de menta, cremas analgésicas y productos culinarios o que llevan sus hojas como por ejemplo los sazonadores de alimentos.

Por ende, su contraindicación no está comprobada, lo que permite ser utilizada y consumida por todas edades con cualquier patología en su organismo, exceptuando las mujeres en período de gestación y los infantes menores de cinco años porque sus efectos en estos dos grupos aún no están estudiados ni enlazados con daños al organismo por su ingesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *