Taza de té con filtro

Taza de té con filtro

Es un producto que tiene su origen hace bastantes años y sigue vigente en la actualidad. Tal vez a muchos no les resulte conocida la taza de té con filtro, tampoco saben cómo funciona, pero la verdad es que es un artefacto sencillo con un sistema de acción muy común y bastante usado en el presente. Es una taza común que contiene una tapa y un filtro para poder poner la esencia del té con mayor facilidad y así no perder ninguna partícula de el té o su sabor, esto se creó en el país del té, China.

Hay que tomar en cuenta que todo esto se realizo para facilitarle la tarea al usuario o elaborador de la bebida. Hoy en día tenemos las bolsitas de té, más sin embargo, muchos siguen usando esto porque consigue extraer mucho más sabor. Asimismo, con este producto es que se puede elaborar té natural, directamente recolectado, sin necesidad de comprarlo comercialmente.

Estos son solo unos, de los tantos datos que podemos encontrar relacionados a la taza de té con filtro. Si quieres descubrir más cosas fascinantes, adéntrate con nosotros en esta exploración.

Cuál es la esencia central de una taza de té con filtro

Primeramente se debe resaltar que no se trata de un objeto complicado, lo cierto es que esto es una taza común y corriente. Puede estar hecha de distintos materiales tales como: madera, cerámica, porcelana y plástico. Contiene una tapa que está hecha del mismo material el cual se ha construido la taza normalmente. Y finalmente tiene un filtro o recolector que funciona para poner la infusión herbal y pasar el agua caliente a través del mismo para que esta misma extraiga todo el sabor de las hojas de té.

Básicamente es lo mismo que un colador de té o café, es el mismo método de acción y conseguimos una infusión. Claro que este filtro está asociado a la taza en sí, no es un colador aparte.

Qué conseguimos con la taza de té con filtro

Más allá de conseguir el té propiamente dicho, la función de este producto es mantener la temperatura ideal. También conseguimos conservar todos los nutrientes, sabores y olores del té, puesto que usualmente, después de hacer la infusión, se sella la tapa y se deja reposar, así el vapor actúa y da más cuerpo a la bebida. Podríamos usar la tapa como una superficie en la cual apoyar el filtro después de usarlo, así no estaremos manchando los alrededores.

El objetivo del filtro es evitar a toda costa que alguna partícula de la hoja pase al líquido que se tomara. Está compuesta de manera tal que solo deja pasar el líquido. Además, tenemos la opción de pasar el té varias veces por el filtro con las hojas de té, para que así el re-colado, le dé un sabor más fuerte y concentrado.

Tipos de materiales que componen nuestra taza de té con filtro

A la hora de escoger nuestra taza de té con filtro tenemos que tomar en cuenta todos los aspectos de la misma, uno de ellos, es ver cuáles materiales presentan estas tazas. Luego hay que escoger una que este acorde a nuestros gustos y al uso que le queramos dar.

Taza de té con filtro

Debemos recordar que cada material es distinto y hasta algunos son más resistentes que otros. De igual manera, tenemos que hay muchas personas que prestan vital atención al material, porque ¡Qué bien se vería nuestra taza de té de cerámica con nuestros otros utensilios! O quizá prefieras una de metal que exprese más elegancia. Por consiguiente, de acuerdo a todo esto, observamos que este producto presenta la siguiente composición:

Materiales de la taza y la tapa

Los materiales de la taza y la tapa son los mismos en la mayoría de las ocasiones, presentan los mismos colores y hasta los mismos patrones. No obstante, en algunos casos, los fabricantes podrían optar por un material un tanto diferente para la tapa con algún fin específico. Entre los materiales más comunes de las tazas de té, tenemos:

  • Cerámica: Las tazas de té hechas de cerámica, son bastante comunes y de las principales, además fueron prácticamente las primeras en desarrollarse.
  • Metal: Presentan una calidad y obvia resistencia, mayor que la anterior. Con las tazas de metal no debemos tener el cuidado tan exhaustivo que tendríamos que tener con la cerámica o la porcelana.
  • Porcelana: Si quieres contener por más tiempo el calor, este material es el que necesitas para tu taza. Sin embargo, son bastante frágiles.
  • Las de borosilicato: este material es muy poco usado. Es vidrio, básicamente, por lo que le calor podría fracturarle. Pero las personas optan por este, por su transparencia, así que brinda la oportunidad de ver la concentración del té y como este va adquiriendo el color.

Materiales del filtro

Tenemos que tomar muy en cuenta de qué material está hecho el filtro, puesto que si es un metal, podría oxidarse y eso es peligroso para nosotros. Un aspecto fundamental, es el tamaño de los orificios, ya que resulta bastante importante que no permita que ningún rastro de hoja, pase al líquido. Los materiales más usados son los siguientes:

  • Filtro de PVC.
  • De borosilicato.
  • De acero inoxidable.
  • De porcelana.

La mejor opción, son los filtros de acero inoxidable, de hecho son los más comunes. Por otro lado, la opción que menos se recomienda es la de borosilicato, por lo mismo que mencionábamos en el punto anterior, relacionado a las fracturas que sufren los vidrios.

Taza de té con filtro ¿Cuál debemos comprar?

Existe una gran gama de modelos en lo que a las tazas de té respecta. Algunas con distintos diseños, otras con un mejor material y calidad, están los distintos filtros. Como tal mostrar un modelo de este producto, para invitarte a que lo compres, no es algo que podamos hacer, ya que todo dependerá de tus gustos y no en todos lados venden los mismos modelos. Lo que sí recomendamos es que prestes atención a lo que ya te hemos aseverado. No solo te dejes guiar por lo atractivo del producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *