Infusiones

Infusiones

Las infusiones se obtienen mediante la preparación de agua caliente con algunas de las partes más delicadas de las plantas como son las hojas, flores, frutos o semillas. Muchas veces suelen confundirse con el , o mejor dicho, solemos decirle Te a cualquier infusión. Hay que tomar en cuenta que el té siempre irá preparado con las hojas procesadas de distintos modos de la planta Camellia sinensis que es la planta de donde viene la sustancia de la Teína o Cafeína. De otro modo no estaremos preparando Té.

Las infusiones son muy beneficiosas y suelen ser utilizadas para tratar de forma natural distintas afecciones que puedan aparecer en nuestro organismo. De igual modo hay personas que toman infusiones de forma habitual por el mero placer de consumirlas, de disfrutar su aroma y sabor. Cualquiera que sea el caso, tomar una infusión nunca estará demás en nuestros hábitos, de hecho puede aportarnos bienestar y contribuir con nuestra salud.

Infusiones

Uno de los beneficios más notables que nos aportan las infusiones, hablando de forma general, es el hábito de ingerir líquidos saludables en nuestro cuerpo. Sobre todo en épocas invernales o lugares fríos donde no nos provoca ingerir agua pura. Es entonces cuando las infusiones serán nuestras mejores aliadas para ayudarnos a ingerir este líquido que nos proporciona tantos beneficios a nuestro cuerpo.

Diferencias entre infusiones y decocciones

Muchas veces el término infusión suele confundirse con el término decocción, sobre todo en la forma de prepararse. Acá te explicamos cuáles son sus principales diferencias:

Para hacer infusiones se utilizan las partes más delicadas de las plantas como lo son las hojas y las flores. Mientras que las decocciones o tisanas se preparan con las partes más duras de las plantas como las raíces y las cortezas.

En la preparación de las decocciones o tisanas se colocan las cortezas o raíces de plantas junto con agua y se ponen a hervir por un tiempo de 30 minutos aproximadamente, pasando el punto de ebullición. En cambio en la preparación de infusiones, se colocan las hierbas compuestas de hojas o de flores en un recipiente y luego se le coloca agua a aproximadamente 80 grados o por debajo. Cuando se trata de infusiones nunca se deben poner a hervir las hierbas ya que generalmente a temperaturas demasiado altas estas suelen perder sus propiedades y también pierden su acción aromática.

Tipos de infusiones de uso medicinal

Las infusiones pueden ser combinadas con distintas hierbas y con distintos componentes naturales dependiendo de nuestro gusto o en este caso de las afecciones que queramos combatir. Acá te diremos cuáles son sus usos medicinales más frecuentes y el tipo de planta o tipos que se pueden utilizar.

Infusión de Manzanilla

La manzanilla o camomila es una de las plantas más populares en lo que respecta a infusiones. Y esto debido a sus innumerables propiedades curativas sin hablar de su agradable sabor y aroma.

Existen varios tipos de manzanillas pero las dos que se utilizan para fines medicinales con la manzanilla romana y la manzanilla alemana. Las propiedades curativas de esta planta son utilizadas en tiempos remotos, incluso los antiguos egipcios se beneficiaban de sus bondades.

infusiones

Entre las propiedades de las infusiones de esta planta están sus usos antiespasmódicos e antiinflamatorios. Es por eso que suelen ser utilizadas cuando tenemos alguna afección de tipo estomacal para aliviar dolores. La infusión de manzanilla usualmente suele ayudar a las mujeres a tolerar mejor los dolores menstruales, a las personas en general a tolerar cólicos biliares, cólicos estomacales y otros tipos de cólicos.

Su uso regular se aplica también de forma preventiva de algunas enfermedades debido a sus propiedades antioxidantes como por ejemplo enfermedades cancerígenas en general.

Infusión de hojas de albahaca

La infusión con hojas de albahacas es bastante aromática y agradable al gusto.

Aunque la albahaca suele utilizarse más que todo en la cocina para realzar sabores de algunos ingredientes, también puede utilizarse como ingrediente para nuestras infusiones, debido a distintas propiedades curativas que posee. Entre ellas la infusión con albahaca tiene propiedades diuréticas y se cree que puede prevenir cálculos renales. Por otro lado también tiene propiedades expectorantes y ayuda a manejar las afecciones donde está presente la obstrucción de las vías respiratorias por flema y otras secreciones.

infusiones

La infusión de esta hierba también puede ayudar a prevenir las infecciones bucales, además de dejar un aroma bastante agradable en nuestra boca.

Es importante saber que la albahaca morada también tiene efecto regulador de la cantidad de azúcar en la sangre, disminuyendo los niveles de glucosa en nuestro cuerpo. Es por eso que nunca estará demás hacer y tomar una infusión de albahaca.

¿Cómo hacer una buena infusión?

Incorporar a nuestros hábitos la preparación y consumo de infusiones puede ser muy beneficioso para nuestra salud y para nuestro bienestar, además de que estaremos hidratándonos. Por ello te daremos algunos consejos para potenciar mucho más las propiedades de la infusión que planees hacer.

Lo primero que es importante al hacer una buena infusión es tomar en cuenta que vamos a poner a calentar el agua para nuestra infusión sin mezclarla todavía con las hierbas, y también estar pendiente de que al verter el agua en nuestras hierbas esta no esté por encima de los 80 grados. Esto es más fácil hacerlo no dejando que el agua para nuestra infusión hierva. Tomemos en cuenta que al hervir el agua con la hierba podríamos restarle unos de sus principios activos y algunas de sus propiedades.

Lo otro que debemos hacer es dejar la hierba reposar en nuestra agua por 5 a 10 min, luego la retiramos. Esto va a evitar que algunas hierbas suelten un sabor desagradable al gusto, como puede ser un sabor amargo, dependiendo de la hierba.

Puedes combinar varios elementos para hacer una infusión. Combinar tipos de plantas, agregarles miel o limón, entre otros elementos. Recuerda antes de escoger las hierbas que quieras emplear para hacer la infusión, investigar un poco sobre las propiedades y principios activos de cada elemento que quieras incorporar.

Las infusiones pueden llegar a convertirse en nuestro hábito e incluso pueden llegar a reemplazar, si nos lo proponemos, algunos de nuestros malos hábitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *